lunes, 10 de enero de 2011

The brothers Black "Cap 11"



Capitulo 11 Miedo

Narrado por Zack

Estaba en la habitación de Ashley, no podía moverme, no con Ashley atada a mi chaleco, relaje mi cuerpo, entonces ella me soltó, me voltee muy lentamente; ella volvió a cruzarse de brazos, obligando a levantar mas sus pecho y a hacer que estos se hicieran más notables.

-Pervertido- susurro ¡Rayos está escuchando mis pensamientos! –Sigo haciéndolo-

-Pues deja de hacerlo- le susurre, medio regañándola.

-Me gusta saber lo que piensas- confeso mirando el suelo.

-Pues pregúntame- le dije, pude ver que estaba un poco enojada por lo que acababa de pensar sobre sus pechos.

-¡Deja de pensar en mi cuerpo!- me grito enojada con el ceño fruncido.

-Perdón soy hombre- me defendí y ella rodeo los ojos.

-Escusas- murmuro.

-Las cuales usualmente funcionan- dije en tono casual.

-¿Por qué?- quiso saber.

-¿Por qué… qué?-

-¿Por qué siempre que te pregunto sobre tus sentimientos desvías el tema?-

-Ah… era eso-

-¿¡Te parece poca cosa!?- exclamo muy molesta.

-Lo siento lo siento- repetí.

-Solo dilo… ¿es tan difícil?-

-No, pero es complicado- declare.

-Lo entenderé… solo quiero saber- rogo, se veía el desespero en su mirada, realmente quería saber, pero no podía decirle, tenía todo perfectamente planeado y un impulso no haría que arruinada un plan de 13 años.

-Lo siento Ash… no tengo el coraje-

-Mientes- argumento, ja ja, se pareció a William –Zack lo último que te falta es el coraje-

-Es un tema delicado- le explique, ella suspiro, se levanto y camino hasta la puerta y me indico con la mano que me retirara, suspire; quería tirar todo a la basura y gritar cuanto la quería pero no, si lo hacía como lo había planeado todo sería más fácil y mil veces más mágico, así que hice lo que me pidió, salí de su cuarto y ella azoto la puerta, resignado entre a mi habitación, me puse los audífonos de mi Ipoh y puse música a lo más que daba…

Narrado por Ashley

AHHHH, grite a mis adentros, no soportaba no entender por qué Zack no me decía lo que sentía, tal vez me amaba, tal vez no, ¿Quién sabe? Pero yo seguía con el signo de interrogación en la frente, suspire, realmente no tenía nada que hacer hacia que me quede encerrada en mi cuarto, tome de nuevo mi diario, y comencé a escribir en el.

A lo que termine, tome el pequeño y viejo librito, que estaba a punto de terminarse y lo guarde, suspire, me decidí por tomar un baño, salte de mi cama y entre al nuevo baño, me seria sorprendiendo por lo amplio que era, las paredes estaban pintadas de fucsia, y el piso era blanco, el lava manos era gigante arriba de este un espejo, al lado una bañera con unas cortinas blancas con círculos rosados, a su lado un inodoro último modelo, con una cubierta rosada, arriaba de él, dos repisa donde se encontraba todo lo que pudiera necesitar, jabón Shampoo, cremas, entre otros, y en una de las paredes dos sillones, uno fucsia y otro amarillo, el baño era muy sencillo en comparación a otras locuras que ha hecho la duendecilla

Coloque la toalla al lado del lavamanos y comencé a deshacerme de la ropa, mientras me desnudaba pensaba en cómo iba a solucionar las cosas con Zack, esto no sería nada fácil, después de pensar un poco y no conseguir nada entre a la bañera la cual estaba llena de agua caliente, al entrar todos mis músculos se relajaron, me deje llevar por la comodidad y me relaje; en eso escucho que alguien toca la puerta.

-¿Ashley?- me llamo Alice.

-Dime- le grite sin siquiera moverme de mi lugar.

-Voy con Emma a comprar unas cosas… ¿vienes?- me pregunto.

-No gracias… estoy muy cómoda- le asegure.

-Bueno- refunfuño, ya me la imaginaba haciendo un puchero, me reí por lo bajo, después de un rato salí de la bañera y me enrolle en mi toalla y salí del baño, al entrar me di cuenta de que mi tía ya me había preparado, era una camisa rosada, de tiritos, estos eran marrones y una pantalón MUY corto de color marrón, y al lado de este mi lencería francesa, suspire y sin protestar me puse todo, luego me peine y me deje el pelo suelto; me mire al espejo, voy a decirla a Alice que me lleve a la peluquería para que me cambien este peinado, nunca me gusto.

A lo que termine de arreglarme baje las escaleras y me encontré con mis padres.

-Hola- los salude.

-Hola princesa- mi papa me dio un beso en la frente.

-Tenia pensado ir a pasear… ¿puedo?- pregunte emocionada.

-Claro cariño- me dijo mi mama, me dirigí a la puerta y cuando lo hice me quede congelada, el cielo estaba oscuro y lleno de nubes cargadas de agua, el cielo se ilumino por un momento, traje en seco… un rayo.

-¿Saben qué?- trate de que mi voz sonara convincente –Se me quitaron las ganas de salir estaré en mi cuarto- antes de que mis padres me preguntaran porque yo ya había entrado a mi habitación, me senté en la cama con las piernas flexionadas y la cabeza escondida, el cielo rugió, otro rayo, comencé a respirar por la boca en un intento de calmarme, pero no funciono, William estaba quien sabe dónde y yo estaba molesta con Zack, esta vez me la tenía que arreglar yo sola, otro rayo, me abrace mas fuerte…

Narrado por Zack

Estaba todo muy tranquilo yo seguía con mi Ipoh a todo lo que daba, de repente vi vibrar mi celular, me quite los audífonos y atendí.

-¿hola?-

-¿¡COMO QUE HOLA!? ¿EN DONDE ESTAS?- era William el cual se escuchaba muy alterado.

-Estoy en mi habitación ¿Por qué?- pregunte muy calmado.

-¿POR QUÉ NO ESTAS CON ASHLEY?- exiguo saber.

-¿Pasa algo?-

-ESCUCHA- grito muy fuerte, en eso escuche un rugido, provenía del cielo, mire por la ventana, ¿un rayo?, tenía razón, estaba calendo un gran aguacero y los rayos y los truenos se hacían presente –¡¡SIGES HAY!! VE POR ASHLEY- me grito con desespero.

-Ya voy- tranque y salí corriendo de mi habitación, a lo que llegue a la habitación de Ashley entre sin tocar, entonces la vi, estaba sentada en su cama con las rodillas flexionadas y abrazadas, estaba temblando, cerré la puerta y me acerque a ella, lenta y sigilosamente, a lo que estuve justo a su lado le hable –Ash…- mi voz sonaba dulce y relajada - se que estas molesta conmigo pero…- un rayo interrumpió mi discurso haciendo que ella se lanzara a mis brazos, la abrace sin ni siquiera pensarlo –Lamento haberme tardado- le susurre.

-Te perdono- susurro muy, muy bajito, la cargue, la recosté en su cama y me acosté con ella, nos cubrí con su sabana y la abrace fuertemente.

-Lo siento… no debí haberte dejado sola- le susurre al oído.

-Te perdono- repitió mientras se acurruco conmigo, pude sentir su pierna sobre la mía, realmente me necesitaba, y yo no estaba para ella, que clase de amigo soy –Uno de los mejores- susurro, me había leído el pensamiento –En serio… mejor tarde que nunca- acerque mi rostro al de ella y bese su frente me quede ahí hasta que la tormenta paso y ella no tuvo más miedo…

* * * * * * * * * * * * * * *

Frase favorita:

–¡¡SIGES HAY!! VE POR ASHLEY-

Próximo capítulo (mini tráiler)

-¿Vas a luchar conmigo?- pregunte, tenía que comprobarlo

-Algo parecido- dijo meneando la cabeza, imitándome –Voy a lanzarte estas bolas de agua, y tú tienes que detenerla, mientras más mojado estés, mas rápido y fuerte atacare- dijo con una sonrisa, exhale con fuerza, y lo mire amenazadoramente

-Cuando quieras-…

2 comentarios:

Macarena-Kimberly dijo...

o.O
pobre ash!, me muuero me dejas sola en una tormenta asi
me encanto el cap
un beso
nos vemos
bye!!
pdt: publica pronto!

Anónimo dijo...

Awwww, le lindo Zack! El mejor Will protegiendo a su hermana.
Adoro la historia!