martes, 8 de noviembre de 2011

Brotherhoords "Cap 30"



Capitulo 30 ¿Masoquismo?... por supuesto.

Narrado por Erika

Había mejorado mucho, aprendí a controlar el fuego, bueno… casi. Aun me faltaba práctica. Tenía mucha resistencia, aprendí a correr a gran velocidad. Arthur era justo, un excelente entrenador y profesor

-Nada mal enana- dijo viendo como terminaba un circuito que me había preparado en poco segundos y sin cansancio

-No me llames enana- se creía la gran cosa porque era 30 centímetros más alto que yo
-Una última cosa y terminare contigo- sonrió, ¿lo dijo con doble sentido? Comenzó a caminar y yo lo seguí, entramos a una habitación oscura, a lo que entre me di cuenta de que había velas por todas partes

-¿Quieres que prenda todas las velas?- le pregunte, el volteo y me miro

-Sin incendiar el lugar- claro, solo lo dice porque a veces no controlo muy bien el fuego; presumido

-Dame espacio- le dije caminando al centro de la habitación, el dio varios pasos hacia atrás       

Respire con quietud, sentía el fuego en mi sangre, sentía el calor del ambiente. Moví mi mano con velocidad y sentí como el fuego se quedaba quieto a pequeña escala, lo que significa que había atinado a una de las velas. Respire e hice lo mismo con las velas, tenía la necesidad de apuntar con mis manos para que el fuego supiera hacia dónde dirigirse por lo cual tuve que hacer muchos movimientos y pareciera que hiciera kung fu.

Finalmente, con todas las velas encendidas respire y tome aire debido al cansancio

Escuche a alguien aplaudiendo y voltee solo para ver a Arthur con una cara de orgullo, se acerco a mí y me abrazo, cosa que me sorprendió. Apoyo su cabeza en mi hombro. No vi lo que hizo, pero si supe, que había encendido una última vela para suponer que lo había logrado a la perfección

-Suéltame- le ordene, este se hecho hacia atrás

-Me dijiste que si te ayudaba a controlar el poder del dragón no me odiarías- Me susurro, estaba muy cerca

-Mentí- susurre al igual que él, me miro con enojo, frunció el seño. Coloco sus manos en mi rostro obligándome a hacer una mueca con los labios

-Castigo- Dijo él con una voz tenebrosa; se acerco mas y poso sus labios sobre los mismo. La sangre me hirvió por dentro, me enojaba cuando hacia eso. Pero se sentía tan bien, sus labios sobre los míos… Los movía lentamente, obligándome a disfrutarlo. Era un experto.

Dejo de besarme, pero no se separo demasiado, sus labios estaba a milímetros de los mío

-Odio que hagas eso- le gruñí, el sonrió

-Amo que lo odies- finalizo el parloteo con otro beso, este más corto. Dio varios pasos hacia atrás

-Masoquista- dije restregando mi mano en mi boca, quitándome aquel delicioso beso

-Por supuesto- lo afirmo con una sonrisa –Puedes irte si quieres… no hay nada más que deba enseñarte- giro y camino hacia la salida

-Arthur- lo llame. El se detuvo y medio volteo el rostro –Gracias- sonrió y salió sin decir nada. Suspire, ahora tenía que volver a la mansión de Brian, pero estaba muy cansada así que fue a que Mickey, a descansar un poco y a intentar sacarme a Arthur de la cabeza.

Abrí los ojos después de una buena noche de sueño, note que tenía el cuerpo vendado y en mejor estado, salí de la cómoda cama y camine descalza hasta la cocina, estaba Mickey y los gemelos, Mickey tirado sobre un sillón con los ojos cerrados  y los gemelos en la cocina sin hacer nada

-Wuoa… son perezoso- me burle, Eliot volteo a verme

-¿Qué haces aun aquí?- me pregunto

-¿Estas botándome?- lo rete, el se rio

-Por mi quédate a vivir para siempre, se siente bien la compañía- me sonrió, yo le devolví la sonrisa –Pero Arthur dijo que te irías pronto- Arthur… Claro, suspire

-Recogeré mis cosas- dije dando media vuelta

-No tienes que obedecer a Arthur- dijo Mickey, creía que estaba dormido

-Se que no tengo que hacerlo… pero él fue muy amable en enseñarme a controlar los poderes-

-Si… también fue muy amable en darte ese collar que ahora es tu responsabilidad… si la orden de magia te ve con eso te matan- dijo todo tan serio

-Pero esto es idea tuya- le dije alzando una ceja

-Sí lo es… todo es de acuerdo a mi plan- el pequeño sonrió y volvió a fingir que estaba dormido

-Niño loco- suspire, subí y recordé que en realidad no había traído nada, baje de nuevo agradecí por la estadía y salí de la mansión.

Gracias al entrenamiento de Arthur se me hizo fácil correr los kilómetros de distocia que había entre una casa y la otra, pero igual tarde mucho. A lo que llegue estaba exhausta

-¡ERIKA!- me regaño War

-No tienes potestad sobre mí para regañarme con respecto a mi ausencia- Wuoa, sonó raro, el inclino la cabeza

-Solo no lo vuelvas a hacer- gruño, observe que el también tenía un collar como el mío

-¿También te dieron de estas cosas?- dije señalando el collar

-Que día tan largo- murmuro y subió a su habitación sin responder mi obvia pregunta

-Para mí fue tranquilo- sonríe, camine a la sala y vi a Brian

-¿Cómo te fue?- me pregunto

-Todo bien… Tu hermano está loco- dije como si nada


-Crees que no lo sé- dijo poniéndose serio –Tengo que hacer algo con ese niño- murmuro mirando el piso.

Por atrás de mi entro Marian con cara seria

-¿Y a ti que te pasa?- le pregunte, ella me miro con enojo –Huy… ya… no pregunto- me reí

Narrado por Marian

Todo estaba tranquilo cuando de repente sonó un portazo, Brian no se movió, Erika salto por la sorpresa del estruendoso ruido, a la sala entro Key de repente caminando con aire de grandeza. ¿Qué hace aquí? Me pregunte mira hacia otro lado, realmente no quería verlo. Sin previo aviso, se acerco a mí y me beso con fuerza, cosa que claramente no me esperaba, sostenía mi cabeza por atrás, asegurándose que no me alejara hasta que el dijera; sus labios eran exquisitos pero no podía dejarme llevar, no dejaría que jugara conmigo de nuevo. Después de un buen tiempo se separo y tomo aire al igual que yo.

Note que Brian seguía hay, observando y disfrutando del espectáculo y Erika son tenía una mirada de asombro

-Tenemos que hablar- me dijo Key sin aliando, trague en seco

* * * * * * * * * * * * * * *



Frase favorita:

-Niño loco-

Próximo capítulo (mini tráiler)

Okey… realmente eso no me lo esperaba; este Key es demasiado impulsivo, Erika y yo estábamos… ¿de lámpara?

“O rayos… que incomodo” pensó Erika.

-¡Oh! valla… mira qué lindo cuadro- dije yo agarrando a Erika por los hombros y arrastrándola a una pared sin siquiera un retrato. Key no se movió se quedo mirando fijamente a Marian, ella lo imito.

“Suerte hermano” pensé para mí mismo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

sigue...!!!!!!!!!

alejandra dijo...

me encanto el cap. y los besos me gustaron.
pasate por mi blog
besos

Anónimo dijo...

muy bueno!!. porfa sigue subiendo, no me pierdo ningun capitulo y hace mucho que estamos esperando por uno nuevo. quiero seguir viendo que pasa. besos